Amiga,

En mi carta anterior me quejaba de echar de menos el mar bravo chileno y tuve que saber irme a Tenerife a quedar machucadísima con el mar volcánico y lleno de piedras que tienen los canarios, debo decir que fui feliz. 

Me llamó la atención que vi una aproximación ambientalista muy similar a la que pude observar en Hawaii cuando fui el 2020: había un sentido generalizado de que el ecosistema de una isla es más frágil entonces hay preocupación por cosas como no botar comida y tener todo relativamente limpio ¿Quizás necesitamos las inundaciones para terminar viviendo en puras islitas y pegarnos la cachá?

Es interesante que acá en gatito hacemos unas transposiciones entre lo más micro y asuntos que conciernen a las mega geologías incluso perspectivas extra planetarias. Por ejemplo el otro día me encontré este artículo sobre la influencia de la Luna en el clima de la Tierra, y poco tiempo después leí sobre esta idea del asqueroso Elon Musk que quiere usar su internet satelital para poner publicidad en el espacio.

¯\_(ツ)_/¯

Este mes estuve leyendo a mi ídola Silvia Federici, que en su libro Reencantar el Mundo, comenta que en la Tierra estamos viviendo en condiciones que son básicamente de colonia espacial: no hay oxígeno para respirar, vidas desexualizadas, dificultades para comunicarnos, ya no escuchamos el trinar de las aves migratorias, nuestra apariencia y actitudes están siendo constantemente monitoreadas.

Nuevamente emerge esta sensación de impotencia y las soluciones que tenemos a mano no son las más prometedoras. Por ejemplo este mes también me terminé el libro de Felicity Scott que te comenté en una carta anterior y en gran medida es chaqueteo contra las estrategias existentes para enfrentar la crisis actual. Scott se va en contra de las conferencias internacionales (ejem, como en la que participaremos en diciembre) explicando que a la larga funcionan simplemente como supresoras del conflicto y que con su lógica de consenso forzado sólo conducen a tapar las inequidades estructurales. Scott también se extiende sobre las aplicaciones computacionales que coinciden con estas instancias de incidencia en su objetivo de erradicar el conflicto. También hay una crítica contra la glamorización de la filosofía “hazlo tú mismo” y de cómo ésta es incluso ridícula para las personas pobres. Finalmente, y esta es la crítica que más me dolió quizás, es sobre celebrar jipimente la idea de unidad con el universo, Scott cita de hecho a Freud para decir que aquello no es más que un consuelo religioso y que no influye en ninguna materialidad.

Así que la respuesta es la misma desde 1848 ¿No?

MARXISMO

Federici encuentra en el concepto de los comunes, una clave que puede servir para avanzar en esa dirección. Es tremendamente crítica con las tecnologías refiriéndose al mito de que los avances tecnológicos generan prosperidad (vendehumos tech de todo el mundo con ataque). Ya que en realidad la aplicación capitalista de la ciencia y tecnología en los procesos productivos ha demostrado ser tan costosa en términos de sus efectos en las vidas humanas y en los sistemas ecológicos que inevitablemente está destruyendo la Tierra. Más importante aún, la computerización no ha reducido la semana laboral ni la carga de trabajo, finalmente la tecnología sólo ha sumado al estado de miseria general en que viven hoy los seres humanos.

Todo ha sido dicho, te dejo este videito que hice que se llama A World to Win y que está musicalizado por mi amigo hermoso el Mariano que me hizo una versión Neko Atsume de La Internacional. 

Danae


“The mining tailings constitute, above all, the Chilean Anthropocene.”

Oh, Danae, what the Chilean sociologist, Sebastian Ureta, said a few days ago in an excellent conference, Diálogos del Litio, which I recommend, does not stop me thinking. Mine tailings cross quite a lot my life; I mean: CODELCO used to throw its mining waste in the El Salado River (in the photo) -bah, a trickle of water in the desert- and with my dad, my sisters, and my dog we used to walk there on weekends; there was not much to do in the eighties, without internet, with dictatorship, in the middle of nowhere. I have too many loving memories with a toxic and polluting tailing over the river. We always joke like; I’ll order this whole processed food because I’m already radioactive.

I don’t quite know how to explain it. I’ve been reading about the climate crisis for years but thinking about the geological climate footprint of Chilean tailings -of “my” tailings- in terms of the Anthropocene, was very :O Geology was always something very present in my childhood, too. I remember countless walks with my father, in the interior of the Andes Mountains, in search of fossils, which – at least at that time – could be found very easily.

The tailings as a geological layer of the Anthropocene; the Anthropocene as a loving layer.

All in all, I have been reading a lot about climate geoengineering. There is a good book, by Holly Jean Buck, called “After Geoengineering. Climate Tragedy, Repair, and Restoration” that looks at this set of technologies and processes that seek the deliberate, large-scale modification of the earth’s climate to combat global warming and which range from ocean fertilization so that more co2 is absorbed, to the various mechanical methods of carbon capture and storage that I think we’ve talked about at least somberly before in Gatita. But, beyond the multiple problems that these experimental methods present (from their scaling issues, their technosolusionism, or the distraction -prompted by fossil fuel companies- from the real problem), what I liked about Buck’s book is that it is a reflection of how the left has given up on thinking and developing technologies as a form of almost neo-Luddism and how that discussion is being left to an elite.

The bottom line is that, like it or not, to avoid a climate catastrophe – and according to the latest IPCC report – at this point, it would be necessary to remove carbon from the atmosphere and not just drastically reduce emissions.

Oh, my love, I am going headlong into the books you recommend. Will we be able to commemorate our September 11 dead this year? 

I send you a peach blossom to the north of the world.

Besos
p.